6 consejos para entrenar mejor

Publicado por admin en

Uno de los grandes enemigos del rendimiento en general es la distracción. Cuándo queremos sacar algo adelante nos centramos en la tarea para poder hacerla lo mejor posible. Sin embargo, en la actualidad la cantidad de elementos de distracción parece que hayan aumentado.

En el ámbito de la productividad laboral existen los llamados “ladrones de tiempo” que se definen como  una serie de diferentes factores negativos que nos impiden aprovechar efectivamente el tiempo de que disponemos. Entre estos ladrones de tiempo se encuentran, el teléfono, las redes sociales, el mail.. estos serían de nivel externo, mientras que los internos podría ser: hábitos multitarea, procastinación, baja atención y concentración.. 

Como puedes ver la concentración y atención están dentro de esos ladrones de tiempo, cuanto más despistado estes más tardarás en realizar una tarea.

En el rendimiento deportivo de sobra es conocida la importancia de la concentración para el deportista. No tenemos más que ver como se preparan los deportistas antes de un gesto crítico como un saque, un lanzamiento de tiro libre, un penalty…

¿Que ocurre con el ejercicio con pesas?

Podemos ver a diario ejemplos de falta de concentración en las salas de fitness de todo el mundo. Personas entrenando mientras hablan con el de al lado, miran el teléfono móvil, o simplemente están “haciendo” el ejercicio mientras piensan en que tienen que ir a recoger a los niñ@s al colegio.

La focalización y concentración en lo que estamos haciendo es fundamental por varios motivos:

  1. La correcta ejecución técnica del ejercicio que estemos haciendo
  2. Debido a esto el riesgo de lesión por una mala ejecución o perdida de control se disminuye
  3. Las mejoras y resultados se ven incrementados considerablemente.

En el estudio “Differential effects of attentional focus strategies during long-term resistance training”  realizado por Schoendfeld y colaboradores  se investigaron los efectos del uso de un foco de atención interno versus externo durante el entrenamiento con pesas en las adaptaciones musculares. Los cambios en la fuerza se evaluaron mediante seis repeticiones máximas en la flexión del bíceps y la contracción voluntaria isométrica máxima en la extensión de la rodilla y la flexión del codo. Después de 8 semanas de entrenamiento constante, los sujetos que usaron una conexión de la mente y músculos tenían casi el doble de crecimiento muscular en el bíceps braquial en comparación con los que usaban un foco externo de atención.

No se trata de “hacer” si no de lograr conseguir que el ejercicio se hace por que nuestro cerebro está mandando la información a los músculos implicados en el ejercicio. 

Muchos ejercicios que se realizan en el gimnasio son de complejidad baja, por eso mientras los ejecutas de manera automática tu cerebro puede desconectar e irse a pensar en otras tareas. Sin embargo, presta atención a lo que estás haciendo, notarás la contracción muscular de manera más notable.

Algunas ideas para mejorar tu atención en el entrenamiento

  1. Deja las preocupaciones en la puerta, tienes un tiempo valioso para dedicartelo a tí. Aprovechaló
  2. Desconecta el teléfono o déjalo en la taquilla.
  3. Evita las conversaciones, Haz que la gente vea y sepa que estas en medio de TU entrenamiento y que si quiere charlar, tendrá que hacerlo después de que hayas terminado. Si no te tomas tu tiempo de entrenamiento y las metas de tu programa en serio, ten por seguro que no obtendrás los resultados que deseas.
  4. Disfruta de lo que haces, no lo veas como una obligación que te quieres “quitar de encima”.
  5. Levanta más despacio, no balancees de manera inconsciente.
  6. Visualiza el movimiento, toca el músculo que se esta ejercitando ¡SIÉNTELO!

Espero que a partir de ahora mantengas tu atención en lo que estás haciendo.

¡Buen entreno!

 

Fuentes:
Ladrones de Tiempo: ¿Qué son y qué efectos tienen?
La conexión mente-músculo: ¿una clave para maximizar el crecimiento?Cómo Concentrarte Mejor, Evitar Distraerte Y Terminar Todo Lo Que Empiezas