Entrenamiento en mujeres: mitos y beneficios

Publicado por Alex en

La cantidad de mitos que han rodeado a la mujer y al entrenamiento a lo largo de la historia han fijado una serie de creencias limitantes en el subsconsciente que NO son ciertas.

Esto ha ido haciendo mella en el histórico social, formando un conjunto de creencias que en gran medida llegan a limitar el desarrollo deportivo de la mujer.

Las creencias limitantes son una percepción de la realidad que nos impide crecer, desarrollarnos como personas o alcanzar todas esas cosas que nos hacen ilusión.

Según se avanza la mujer continúa su incorporación a diferentes modalidades deportivas, luchando por la IGUALDAD.

¡Creencias que se arrastran desde siglos!

  • Miedo al desarrollo muscular.
  • Aplicación de métodos de entrenamiento similares al hombre
  • La mujer no está hecha para luchar sino para procrear
  • Ninguna utilidad de la competición en mujeres
  • Mantenerse alejado de ejercicios violentos que puedan perjudicar el futuro como madre
  • Deportes más adecuados: tenis, natación, danza…

Existen diferencias morfológicas y fisiológicas entre el cuerpo de la mujer y el del hombre.

Diferencias morfológicas y consecuencias prácticas

Diferencias fisiológicas y consecuencias prácticas

Las mujeres son capaces de conseguir mejoras considerables en el aumento de la fuerza con mínimos grados de hipertrofia.

La mujer suele ver un aumento idéntico al hombre en porcentaje de mejora de la fuerza

Objetivo vs miedo

En la mayoría de las ocasiones, todas las mujeres que comienzan un programa de entrenamiento lo hacen con el objetivo de mejorar su composición corporal. Es decir, disminuir su porcentaje graso, y mejorar su tono muscular…

Si tu miedo es el desarrollo muscular, no es tan fácil. Y los beneficios del entrenamiento de la fuerza son más de los que te imaginas.

  • Aumento de la densidad mineral ósea
  • Disminuye el riesgo de caídas
  • Disminuye la osteoartritis
  • Aumento de la resistencia muscular
  • y un largo etcétera.

¿Y en el embarazo?

El entrenamiento de fuerza, de moderado a vigoroso supervisado, NO PONE EN RIESGO ni a la mamá ni al bebé.

Lo importante: ADAPTAR e INDIVIDUALIZAR.

Ya has visto un poco de manera general, que por entrenar la fuerza no vas a conseguir un desarrollo exagerado, que para conseguir ese nivel de desarrollo si es tu objetivo, tendrás que ser constante y persistente.

Pero lo importante es que entrenes con el objetivo prioritario de la salud.

Ahora,

solo queda que te pongas en marcha

Si quieres saber más sobre como puedes entrenar tienes tienes casi 3 horas de clase en el seminario online que podrás encontrar AQUí

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Abrir chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?